cojines

Los cojines en una sala, además de aportar comodidad en el día a día, son los perfectos aliados para dar un nuevo aire a la decoración cuando nos cansamos de ella. Cambiar los cojines puede significar todo un cambio de estilo en la decoración y, lo mejor es que no será necesario gastar demasiado dinero para ello.

Colores, estampados, formas, texturas, tamaños… son muchos los aspectos con los que puedes jugar a través de los cojines y son muchas las posibilidades que ofrecen.

Si cuentas en tu sala con sillones de colores lisos y neutros, tu abanico de posibilidades es realmente amplio, puedes jugar de mil maneras con colores, estampados, estilos, texturas, etc. Es una gran ventaja, si lo que quieres es modificar o cambiar la decoración, poder trabajar sobre una base de colores neutros, prácticamente cualquier idea será válida y un acierto, sólo tendrás que dejarte llevar por tus gustos o simplemente dejar volar la imaginación.
Si por el contrario, cuentas con un sillón estampado, de colores algo más complicados o con un tejido o textura más difíciles de combinar; puede que en este caso no sea tan fácil pero tampoco es imposible. El único problema es que en estos casos no todo vale, por lo que tendrás que ser un poco más cuidadoso/a y exigente a la hora de elegir los cojines de tu sillón. Analiza tu sillón, baraja las posibilidades que ofrece y una vez que las ideas estén claras, escoge la opción que más te guste.

Ya lo ves, modificar o renovar la decoración de una sala (o cualquier otra estancia de la casa) no tiene por qué suponer un proceso tedioso y costoso, un simple cambio de cojines puede ser suficiente para lograr el cambio deseado.