Buenos días amigos, hoy les dejo con una hermoso comedor, cuyas sillas están en un bonito color amarillo.

Si te gusta este color y no te atreves a añadirlo a este espacio, hoy te dejo la fotografía para que veas como queda.

Todos los colores, añadidos correctamente y de forma equilibrada en una decoración, son geniales.

comedor

El color amarillo, por ejemplo, da muchísima alegría al entorno y combina muy bien con muebles de madera. No importa donde lo pongas, este color tan vibrante refleja el frescor de la estancia.

Si piensas que las sillas ya eran amarillas, te equivocas, estas son pintadas… eran sillas antiguas, sillas que no estaban bonitas y un día decidieron pintarlas.

Como este, podría haberse elegido otro color.. pero, en esta ocasión, pensaron que el tono de este amarillo era el idóneo.

Y es cierto, la estancia ha quedado renovada, con una gran armonía, con un tono alegre, vibrante y de lo más veraniego.

Porque muchas veces deseamos cambiar algo para verano, referente a la decoración, y no sabemos qué.

Pues como puedes ver pintar algunas sillas es bastante sencillo y quedan geniales. Es más si te das cuenta ninguna de las sillas es igual a la anterior.

Cada una ha sido pintada y luego a algunas se les han cambiado el cojín por otro mucho más alegre.

Sean o no sean iguales las sillas de tu comedor, siempre puedes pensar en pintarlas.. pues quedan muy hermosas.

Si te gusta este color, basta con tener un bote de la pintura que veas más conveniente. Para ello has de saber de qué están hechas las sillas.

Después hay que lavar muy bien los asientos, para retirar cualquier tipo de impureza o suciedad.

Después toma una lijadora y lija toda la silla.. también puedes cambiar el asiento forrándolo con otra tela  y cambiando el relleno.

Una vez lijada, solo has de pintar y dar tantas capas como necesite el mueble!

Foto: abeautifulmess