Evitar los arañazos en el sofá realizados por tu querido gato, es posible. También es una tarea difícil, sobretodo si ya tiene la costumbre bien arraigada. Los pequeños y grandes gatos, afilan sus uñas ¡ellos también se hacen la manicura! Pero no solo arañan el sofá por este motivo. También es cuestión de marcaje y muchas cosas que, ahora, no vienen al tema.

Los arañazos en el sofá se pueden evitar realizando algunas prácticas que, pueden ser combinadas entre sí. Si tu gato tiene por costumbre afilar ahí sus uñas, es una gran idea cuidar de ellas tu mismo. Presta atención a las uñas de tu gato y córtalas si las tienen muy largas. Aunque luego querrán rascar para limarlas bien. Cuidar las uñas de tu gato es importante. Y, siempre que vayas a cortarlas, utiliza una tijera especial para ellos.

Gata Juancha
Fuente: Silvia Martínez Casares

Otra solución, para evitar los arañazos en el sofá, es cubrir el mismo. Puede que quieras tener el original, pero corre peligro ante tus mininos. Así que cubrir el sofá con una funda gruesa es una gran alternativa. Si puedes utiliza una bien pegada y amoldada a la forma de tu sofá. Los ajustes en los bordes de la funda, evitará que tu gati se meta por dentro.

Otra solución es hacerte con una jarapa gruesa. Son preciosas y muy decorativas y, al mismo tiempo lo suficientemente gruesas para que sus uñas no lleguen a tocar el sofá. Puede que las fundas o una buena jarapa, te cueste un dinero… pero a la larga evitarás tener que comprar un sofá nuevo y lo digo por experiencia.

Otra idea es utilizar papel albal (papel de alumino o papel plata) Su ruido no les gusta, por lo que puedes tapizar la parte de detrás de tu sofá. A simple vista no se verá y tus gatos dejarán esa parte del sofá en paz. Como ves son medidas de precaución, pero su ansia por afilar las uñas no desaparecerá.

Otra gran idea es buscar un tronco grueso o una rama gruesa y seca. Si haces esto, ante de que tu gato sea grande, puede que coja la costumbre de afilar ahí sus uñas. Yo tengo puesta una rama grande en la terraza, la verdad es que da un toque rústico a la misma. No todos mis gatos se afilan ahí las uñas, pero al menos un par de ellos si lo hacen.

Por último hay sprays que venden en las tiendas. Su olor repele a los gatos, por lo que puedes echarlo en los muebles que no quieres que toquen, como el sofá, estanterías u otras superficies. Su olor puede que sea de limón, a ello no les gusta este tipo de olor. Si combinas todas estas soluciones, seguro que a tu sofá no le pasará nada o casi nada.

¿Tienes gatos? ¿Donde suelen afilar sus uñas?