cope

Resulta muy frecuente pensar que es más difícil dotar de originalidad a un espacio pequeño que a un espacio con mayor amplitud.  Si bien éstos últimos nos dan más posibilidad a la hora de proceder a su decoración, en los espacios pequeños tenemos la posibilidad una serie de trucos que nos ayudarán a dotarlos de mayor originalidad y de una sensación de mayor amplitud.

La primera norma que debemos tener en cuenta es que para dotar a nuestra cocina pequeña de una sensación de mayor amplitud deberemos utilizar colores claros, ya que los oscuros producirán el efecto contrario al deseado.  En estas cocinas de poco espacio, estos colores claros los podemos combinar con otros colores como el amarillo, el verde lima o el naranja.  Con estos colores rompemos la monotonía del color claro y nos aseguramos una combinación perfecta y de gran originalidad.

En las cocinas pequeñas también resulta de gran importancia la combinación del color con la luminosidad.  Debemos recordar que cuanto mayor y más intensa sea la luminosidad mayor sensación de amplitud estaremos logrando.

Los colores claros también deberemos utilizarlos en los muebles que vayamos a instalar en la cocina de reducidas dimensiones.  Además de utilizar colores claros en nuestros muebles también deberemos procurar que aporten una sensación de limpieza y de pulcritud, ya que en las cocinas pequeñas ese tipo de sensaciones tiende a aumentar.  Una cocina pequeña poco ordenada puede dar una sensación de cáos muy grande.  Un truco que suele funcionar en este aspecto es el de poner una decoración muy minimalista sobre los muebles de la cocina, tendiendo especialmente a no abusar e incluso no utilizar elementos decorativos sobre los muebles.

En las cocinas pequeñas también es importante la utilización del vidrio, ya que este aporta las sensaciones de amplitud y de originalidad que buscamos.  El vidrio aumenta la sensación espacial y es muy fácil de limpiar y de cuidar.