Existen algunas pautas que deberás tener en cuenta a la hora de elegir tu horno adecuado. Comenzaremos hablando de los modelos más tradicionales.

Hornos tradicionales
Los conocidos hornos tradicionales se caracterizan por ser simples, atemporales y muy eficientes. Estos hornos pueden ser empotrables o convencionales. Pueden contar con diferentes sistemas de calor: de convección manual o forzada.

Consejos para elegir el horno

Los hornos de convección manual están formados por resistencias sencillas que se encuentran en la parte superior e inferior del horno. Tienen la ventaja de resistir un gran uso, pueden ser de gas o eléctrico. Son una excelente alternativa cuando se quiere calentar platos clásicos o se quiere asar carne. Para que los resultados sean los deseados se deberá respetar los tiempos de precalentamiento.

Son una buena alternativa para las personas que no llegan a adaptarse a las nuevas tecnologías. Los modelos de convección natural son ideales para quienes tienen un pequeño presupuesto partiendo desde los 300 euros.

Hornos de calor envolvente
Este tipo horno está considerado profesionales por sus distintas funciones. Su diseño suele ser moderno y la tecnología más avanzada. Cuenta con un sistema de convección forzada que mediante un ventilador hace circular aire caliente sobre los alimentos para poderlos asar.

Se trata de un modelo más moderno y de tecnología avanzada. El tiempo de precalentamiento suele ser muy corto y en ocasiones innecesario. Esta característica dependerá del modelo. Es elegido por ser práctico, ya que permite cocinar dos platos diferentes al mismo tiempo sin que los olores y los sabores se mezclen. El precio de este tipo de horno parte de los 600 euros.

Foto | Flickr