Restaurar los muebles viejos que tienes guardados en algún rincón olvidado de la casa no es tan difícil como parece. Con unos sencillos pasos tu también puedes hacerlo. Para demostrátelo solo tienes que seguir este ejemplo y aplicarlo a tus muebles.

Necesitamos:

– Esmalte al agua de colores blanco y metalizado
– Tablero de DM
– Selladora
– Algodón de acero
– Brocha

Primero extendemos la selladora, y una vez que esté seca damos una capa de esmalte blanco. Dejamos que se seque y después aplicamos una mano de pintura metalizada, muy diluida, siguiendo las vetas de madera. Cuando esté seca lijamos con el agodón de acero. 

Damos una mano de esmalte metalizado con una brocha, dejamos secar y aplicamos una segunda capa. Cuando la pintura esté seca, fijamos la plancha a la superficie del mueble con una cola de contacto especial para madera y listo. Ya tenemos una mesa nueva. 

En este caso se ha utilizado el esmalte blanco y metalizado para que la mesa encajase con la decoración, pero igualmente puedes emplear otro esmalte que se ajuste a tu decoración. 

Vía: Mi casa