Las maletas antiguas o de estilo vintage se han puesto muy de moda en lo que a decoración se refiere… De hecho, en varias ocasiones hemos hablado sobre este tema e incluso os hemos ofrecido algunas ideas inspiradoras que podéis poner en práctica en la decoración de vuestra propia casa u oficina.

Hoy, os quiero ofrecer una nueva idea, aunque esta es algo diferente a las demás. Se trata de una idea fácil de llevar a la práctica y a la vez diferente y muy original, presta atención:

Si tienes en casa una vieja maleta y no sabes que hacer con ella, te propongo que le saques el máximo partido convirtiéndola en una repisa.

maleta repisa

Para transformar tu maleta en una singular repisa sólo debes colocar en su interior algunas baldas a modo de estantes. Incluso, si lo deseas y tienes la posibilidad puedes incluir una pequeña gaveta (fíjate en la imagen superior).
Una vez colocados los estantes y las gavetas, lo único que tienes que hacer es colgar la maleta de la pared, como si de una repisa se tratara.

Las ventajas de esta práctica y original idea son múltiples: tu vieja maleta te servirá como espacio extra de almacenaje, colocada en la pared se convertirá en un original elemento decorativo, bastará con cerrar la maleta para que no se vea lo que hay dentro…

Además, se trata de una idea que es perfectamente aplicable a cualquier espacio o estancia de la casa: en el baño, en una habitación infantil, en la cocina, en un pequeño espacio de lectura… Modificando pequeños detalles, tu vieja maleta es perfectamente apta para la decoración de cualquier estancia de tu casa.