Antiguamente todas las que se casaban llevaban un lo que se conoce como “ajuar”, aunque hoy en día no se tiene tanta tradición como antes, pero reconozco que cuando te independizas todo lo que tengas ya adelantado te supone un alivio ya que no tienes que hacer un desembolso así de golpe, para ultimar los detalles de un hogar.

Yo me casé hace poco y ahora empiezan a venir visitantes a nuestra casa, para cenas, comidas, etc, y claro necesito una cubertería completa, ya que la que tengo únicamente de 6 piezas, y si nos juntamos más de seis personas ya no me quedan cubierto. Así que lo he decidido, me tengo que comprar una cubertería de esas de 12 o 24 piezas.

Pero claro elegir una cubertería es cómo elegir un mueble para la casa, porque te tiene que combinar con la vajilla y con la cristalería. Pues bien he empezado a mirar cubertería, y no te creas que es fácil decidirse porque hay millones de opciones.

Hoy os hablo de las cuberterías Villeroy & Boch, ya que tiene cuatro colecciones de cuberterías que son exquisitas. Cuberterías para adornar tu mesa de una forma especial, de forma que la mesa adquiera todo el protagonismo que se merece.

Villeroy & Boch nos presenta cuatro cubertería que son verdaderas joyas, porque están llenas de estilo. Cuberterías elegantes que podrás combinar con tu vajilla sea del estilo que sea. Las colecciones se llaman Udine, Piemont, Notting Hill y New Cottage. Las tres primeras colecciones tienen diseños ovalados que podrás combinar con vajillas cuadradas, aunque también te irán muy bien con vajillas de las de toda la vida.

También te puede interesar:  ¿Oscuridad eterna? Lámparas Take

Pero si  lo que quieres es darle un punto atrevido a tu mesa recurre a la cubertería de la colección New Cottage ya que es una cubertería llena de originalidad que seguro no deja indiferente a tus comensales.

Yo todavía no me he decidido a cual de las cuatro colecciones elegir, porque la verdad que cada una tiene su punto, pero me tengo que decidir que este fin de semana tengo visita me vienen 6 amigas a casa, y nosotros 2 , ya somos 8, y cómo no me haga con una cubertería creo que vamos a tener que comer con los dedos.