En alguna ocasión os hemos hablado de la forma de reciclar los viejos disquetes que hay por casa y que ya casi nadie utiliza, como por ejemplo realizando una pequeña mesita auxiliar. Todavía tendrán información y si no la queremos perder tendremos que guardarla en otro sistema de almacenamiento porque después de la transformación los discos van a quedar inutilizables.

Se trata de fabricar con ellos unos pequeños maceteros en los que poner una plantitas. Para ello vamos a necesitar reunir seis disquetes, al menos para armar un macetero. Si tenemos más, pues podremos continuar haciendo cuando queramos.

Para hacer un macetero vamos a necesitar:

– seis disquetes

– una botella de plástico

– pegamento líquido, cola

– cutter

– una planta artificial (solo para decorar)

El proceso es muy sencillo. Primero armamos un cubo con cuatro de los disquetes, y un quinto para la base. Los unimos todos con un poco de cola y con cinta aislante para que no se separen.

Ahora tomamos la botella y la introducimos dentro de la caja que hemos formado, para ver si tiene las medidas apropiadas para introducirse en ella. Una vez comprobado recortamos la botella dejando que sobresalga un poco por encima de las medidas del cubo.

Con ese trozo de botella nos vamos al último disquete que será el que utilicemos para sellar la superficie. Ponemos la botella sobre él y marcamos los bordes. Después la recortaremos y lo que vamos a aprovechar es el borde exterior del disquete con lo que vamos a desarmar el centro.

Probamos el bote de plástico con el bote y con el borde del disquete que hemos cortado y si encaja ya está disponible para pegar. Recortamos el plástico sobrante y comenzamos a extender la cola. Por el fondo de nuestra pieza de plástico, en los bordes del cubo o caja y en los bordes recortados del último disquete. Lo unimos todos y fijamos con unos alfileres para que seque.

Cuando esté completamente seco ya podemos montar la planta, ponemos piedras en el interior (no es necesario tierra porque la planta no es natural, no transpiraría al no tener ninguna vía de salida para regar y para las raíces) y metemos nuestra plantita.

Ya tenemos nuestro macetero de disquetes. Si no tenemos todos los discos del mismo color podemos pintarlos después, una vez montados y pegados. Así hemos dado un nuevo uso a nuestros disquetes sin necesidad de tirarlos a la basura.

Vía: Instructables