Buenos días amigos! Nos encanta el cuero, o mejor dicho me encanta que una buena decoración incluya algo de cuero.

Si te gusta este material, hoy te proponemos que lo incluyas dentro de tus estancias.. darán un toque de lo más especial.

En el mercado disponemos de una gran variedad tanto en mobiliario como en complementos para el hogar, entre los que podremos seleccionar los que más nos gusten y se adapten a nuestras necesidades para decorar la vivienda.

Dentro de los sillones de cuero más clásicos están los sofá Chesterfield. Son esos que tienen “botones” que dejan unos característicos agujeros, o más bien hendiduras, en la superficie.

Hay, además, muchas otras piezas en cuero como baúles, sillas, sillones y mesas  de despacho,  puf o cabeceros de cama que pueden dar a nuestras estancias un ambiente cálido, depurado, sofisticado y exótico a la vez. El cuero nos abre todo un mundo de posibilidades que podrás conocer hoy conEstiloydeco.

El mobiliario de cuero, así como los objetos decorativos que se realizan él:bandejas, cajas, cestas, elementos de escritorio, entre otros, puede encontrarse en diferentes colores, texturas y acabados que los integra con facilidad a cualquier ambiente: negros, marrones, colores tierra, granates, verdes, beiges y blancos, son solo algunos de ellos.

Si te gusta el ambiente que el cuero crea pero no tienes grandes piezas de mobiliario, puedes comenzar por algunos de esos pequeños accesorios decorativos, como por ejemplo lámparas de pie, lámparas colgantes, o lamparas de mesa que en sus pies o sus pantallas incorporen el cuero. Después, combina el cuero con otras texturas más suaves para hacer  un contraste planificado y disfruta de su calidez y sofisticación.

El cuero será un acierto en todos los estilos decorativos, y en cualquier estancia. Aunque no lo creas podrás encontrarlo no solo en los muebles sino también en paredes y hasta en las baldosas para el suelo