Todo el mundo quiere hacer de su hogar, un lugar relajante y tranquilo. La cocina, es un espacio que debe está especialmente limpia y decorada, y por supuesto, ordenada.

Con acorde a los gustos de cada uno, y sin tener por ello que hacer un desembolso importante, puedes hacer tú mismo, diferentes artículos decorativos para tu cocina con unos pequeños trucos creativos.

Si te sobran objetos que no utilizas, como: cuencos, platos u otros utensilios de cocina, puedes hacer un trabajo interesante y único.

Solamente necesitas: dicho objeto, laca, disolvente, pinceles, brillantina, cuentas, barniz.

Primero dibuja cualquier cosa, como: flores, animales, etc. mediante un lápiz. Pinta con colores acordes a la decoración de la cocina, del mismo esquema de color o acorde. Después aplica el brillo, deja secar.

Si aplicas después laca en spray o barniz, le darás un efecto brillante y satinado. Y listo.

Puedes colgarlo en una pared, sobre una estantería o la mesa con un  soporte.

Los niños incluso pueden colaborar contigo bajo tu supervisión.

Le dará a tu cocina un estilo rustico, si haces el dibujo más clásico, o moderno, si optas por lo abstracto.

Fuente: facilísimo