La lámpara de mesa o escritorio no solo es un objeto decorativo. Es la herramienta principal que genera luz. Hay diferentes tipos, las que tienen una iluminación puntual, general o natural.

Se les debe escoger según el uso de la habitación, ya sea un dormitorio, un recibidor o área de lectura. En el caso de las lámparas de mesa y de escritorio, este dependerá del espacio del mueble. Además, las bases deben ser movibles para facilitar la iluminación en varios puntos del hogar.

El tipo de luz recomendable para los escritorios es la blanca o LED, que es un diodo emisor de luz, porque son ópticas para la lectura. La luz blanca da claridad a las letras. Asimismo no calientan la superficie.

La luz cálida también puede ser otra opción.

Otro punto importante también es considerar el tipo de foco a utilizar. Para espacios pequeños se deben escoger pocos de hasta 18 vatios, y en los espacios grandes se puede utilizar hasta de 32 vatios.

En el mercado hay varios diseños y tamaños para todos los gustos  y bolsillos. Entre los materiales más usados son, el plástico, el metal, el vidrio y la tela. Sabemos que la tecnología LED se impone en la iluminación de nuestros hogares u oficinas, hay opciones con focos ahorradores, ya que estos también gastan menos electricidad y son muy estéticos.

Fuente: ikea