Cada vez somos más las personas que por motivos profesionales no hay más remedio que instalar una oficina en casa y esto es algo bueno porque tocará decorarlo uno mismo por lo que podrá tener un estilo personal y propio que le aporte carácter al mismo tiempo que te transmita calma y serenidad para poder trabajar de la mejor forma posible y sin estrés innecesario, algo esencial para poder rendir adecuadamente.

Trabajar desde casa es bueno porque puedes compaginar la vida laboral con la familiar sin sentirte culpable por estar lejos de los tuyos, pero al mismo tiempo hay que tener una gran organización para que todo cuadre en el día puesto que no tiene más de 24 horas (por mucho que queramos estirar los minutos).

Si en tu caso ya sabes dónde irá ubicado tu despacho u oficina hoy te quiero dar una idea que igual te interese: decorarlo con un escritorio retro o vintage. Cuando digo un escritorio vintage me refiero a que lo hagas con un escritorio clásico y que ya tenga sus años encima pero que esté bien restaurado para dar carácter a la estancia. Si te decantas por un escritorio retro debes saber que lo puedes comprar de fabricación nueva pero su diseño te tendrá que transportar a épocas pasadas en cuanto te sientes a trabajar en él.

escritorio vintage

Una vez que tengas tu escritorio decidido debes recordar decorar el resto de la estancia de tal manera que encaje todo en el mismo tipo de decoración, pero sobre todo lo que más importa es que cuando acabes de decorar la estancia y junto con tu escritorio retro o vintage te sientas a gusto y que te transmita paz y tranquilidad, recuerda que pasarás muchas horas dentro de esa estancia. Te aconsejo utilizar tonos claros y suaves para tu decoración y conseguir este efecto relajante ¡pero sin que te entre sueño que debes trabajar!