Los pequeños detalles son los que marcan siempre la diferencia, los que convierten algo sencillo en algo especial y los que permiten hacer de determinados lugares, espacio y momentos, algo inolvidable.

Hoy os queremos mostrar una idea sencilla, un pequeño detalle apenas apreciable que; sin embargo, no pasará desapercibido. Se trata de uno de esos detalles que dejan hulla, que marcan, que dejan un recuerdo imborrable en la memoria…

Se trata de un pequeño detalle, se trata de decorar las bolsitas de té con un delicado y romántico corazón.

 

Si estás pensando en comenzar o en terminar tu velada de San Valentín con una infusión o un delicioso té, esta idea es perfecta para poner en práctica el día de los enamorados.
Como puedes ver en la imagen superior, se trata simplemente de cubrir la parte que se utiliza para sujetar la bolsita de té con un precioso corazón.El proyecto es muy sencillo; de hecho, lo único que necesitas es un poco de papel en el color o estampado que desees o que más agrade a tu acompañante. El resto consiste solamente en cortar dos corazones de papel exactamente iguales y pegarlos.

El resultado es realmente encantador, a la vista está…
Un ‘toque’ romántico a la hora de servir el té que no pasará desapercibido y que permite crear un detalle muy especial a la altura de un día tan especial.

A ti, ¿qué te parece esta idea?, ¿apostarás por dar ese ‘toque’ romántico a tus bolsitas de té a la hora de servirlo?