Con materiales simples, muchas veces re-utilizamos y un toque de personalidad y buen gusto es posible colocarlo también en la cocina rústica con dejándola envolvente, acogedora y elegante.

Las paredes de una cocina rústica pueden contener zonas donde los ladrillos, maderas y hasta las paredes de piedra son dejadas expuestas. Solo bastan unas terminaciones y quedan con un aspecto excelente, dando una rusticidad única a nuestra cocina. Los techos pueden ser pintados pudiendo dejar un espacio para un tejado de vidrio que proporcione una mayor cantidad de iluminación al área de cocina.

También aquí se puede barnizar las vigas de madera si existieran y dejarlas crear un ambiente acogedor. Donde hay madera, hay arte. La madera permite infinitas posibilidades que resultan en la oferta de un trabajo de altísima calidad.

Hoy en día un material llamado pizarra es un nuevo revestimiento para cocinas y vuelve la transformación de una cocina, a cocina rústica mucho más sencilla. La pizarra es un material que resiste bien el calor, a pesar de ser frágil. Puede utilizar pizarra para la decoración del piso y paredes, pudiendo utilizar partes no pulidas dejando irregularidades.

La madera y el acero inoxidable son elementos que van bien con la pizarra, por ello pueden ser usados para decorar el resto de la cocina. La ventaja de este revestimiento es el hecho de que se puede definir que color pretendemos que tenga, la desventaja es su elevado precio.

Exponga utensilios antiguos y nuevos colgados en ganchos. Puede dejar exhibidas apenas las piezas no utilizadas, o también colocar aquellas que normalmente utiliza. El armario puede ser rústico, pero es bueno colocarle una iluminación interna, que puede ser accionada automáticamente cuando alguna de las puertas se abre, además de ser práctico queda muy bonito y da un toque especial.

Una chimenea con leña será siempre un punto de interés en las cocinas y decoración rústica.