El azul es un hermoso color, aunque tradicionalmente ligado a la decoración masculina, el azul realmente es un color con mucho potencial. Con tantas tonalidades que te permiten combinar o contrastar entre los mismos tonos del azul o con otros colores como el celeste o el blanco. Decorar dormitorios con azul es una forma de imprimirle mucha elegancia a la estancia, porque es un color muy elegante y formal.

Pero sobrecargar no es lo que queremos y ése es uno de los fallos comunes, hay que mantener el equilibrio, el azul puede oscurecer o “formalizar” mucho un entorno. Así que hay que elegir la tonalidad perfecta. Si vas a usar solo azul para decorar el dormitorio de azul, debes elegir una tonalidad pastel, vibrante e iluminadora y claro puedes aprovechar para darle unos toques por zonas de colores como el blanco o el celeste claro. Tu dormitorio se verá más alegre y no dejará de ser un hermoso dormitorio en azul.

Si el color azul te apasiona, sin duda que ya te ves pensando en mobilario, ropa de cama y paredes en azul, nadie te culpa por el gusto que encuentras en el azul, pero en el dormitorio el solo azul resulta una atmósfera demasiado sobrecargada, como hemos dicho hay que saber equilibrarlo. Usa azul oscuro menos que azul claro, y no te uniformes en azul, aprovecha los alegres contrastes del celeste y el azul grisáceo y conforma un adorable dormitorio decorado de azul que resulta elegante y acogedor.

También puedes pensar en azul para el dormitorio infantil, pero en este caso decididamente debes elegir el tono pastel que es más adecuado para los chicos pero el azul intenso puede ser destinado al mobiliario y ropa de cama así como otros ornamentos, porque el contraste alegrará el entorno. Así que tu amante de los tonos azules, encontrarás inspiradoras estas ideas.