Decoración rústica: ¿qué es?

El estilo rústico posee un toque autentico y único y nos permite una enorme libertad en la composición decorativa. Este tipo de decoración es una excelente opción si lo que buscamos conseguir es un ambiente relajado y alejado de las modas.

La base de este estilo es acercar el estilo más campechano y volver a lo tradicional huyendo de las nuevas tendencias decorativas ultramodernas. La base del estilo rústico es acercarnos al estilo del campo. Es importar el estilo de las casas de pueblo a la gran ciudad.

A diferencia de otros estilos, en el rústico la madera utilizada por excelencia es el pino ya que es una madera que nos proporciona un sensación de solidez cómo ninguna otra.

Las mesas auxiliares influenciadas de las mesas de los años 40 y las alacenas del estilo de las granjas francesas, son dos elementos decorativos muy característicos de este estilo.

Por supuesto estos muebles deben huir de la nueva tendencia de muebles prefabricados, que son fríos e impersonales. Deben ser muebles únicos, artesanos ya que el estilo rústico es humano y cálido.

Aparte de la madera, el barro y la piedra son elementos también muy acertados. Las fibras naturales son otra excelente alternativa. También la forja puede ser una excelente elección en cabeceros, lámparas o marcos.

Los tonos adecuados para adornar las estancias deben ser aquellos que nos evoquen elementos de la naturaleza como el cielo, la tierra y los árboles, entre otros.

Por ello, los marrones, los azules o los verdes son colores ideales. Las vigas de madera (tanto en paredes como en el techo) barnizadas en colores naturales mate son complementos ideales a la decoración del entorno rústico.