Se conoce como decoración veraniega, aquella que concentra una imagen que nos hace evocar los días de cálido y luminoso sol, o sea la que recurre para su conformación, en los colores más llamativos de la paleta de colores de verano, como el azul, el blanco, el amarillo, el rojo, el celeste, y otros que se consideran “veraniegos”. Y claro, en alguna medida a ornamentos de temporada de verano, como son las flores, los estampados florales, y soles, imágenes de playa y mar, entre otros.

Esta decoración veraniega, no necesariamente debe corresponder al verano, y se puede convertir en el estilo de tu hogar en cualquier época, sobretodo si eres de las personas de personalidad cálida que anhelan los días de mar y sol, cuando llega el frío otoño e invierno. Y claro en invierno tu decoración veraniega se convertirá en un pequeño paraíso mientras fuera quizá llueva, o quizá esté el cielo gris…la calidez estará en tu hogar siempre.

Hoy te mostramos algunas ideas de decoración veraniega, donde notarás que la misma concentra su apariencia en las paredes pintadas de blanco puro, combinadas con otros colores o contrastando maravillosamente con ellos, como anaranjado y blanco, rojo y blanco, azul con blanco, celeste y blanco, y otras mil combinaciones que seguro que te encantará y que ya has pensado para tus ambientes.

En este sentido, te recomendamos también observar el limitado uso de ornamentos, porque aunque no se prescinde de ellos, lo que se busca es un ambiente pleno de naturalidad, y si eliges complementos piensa en motivos alusivos a la estación veraniega, sol, estrellas de mar, playa, objetos que aluden a la vida marítima y demás, sin excederse porque ésta no es una decoración marinera, es una decoración veraniega, y por ello van bien flores, plantas y detalles que hacen pensar también en jardines y campos.