El ingenio, la creatividad y la originalidad son capaces de dar forma a elementos aparentemente inservibles hasta lograr hacer de ellos auténticas obras de arte… Esto es algo que también ocurre en la decoración.

Un buen ejemplo de creatividad e ingenio bien aprovechados es el siguiente:

tuberías

tuberías

Sí, se trata de tuberías. Antiguas, viejas tuberías que en teoría no servían para nada… Sin embargo, alguien quiso aprovecharlas, darles una nueva oportunidad y el resultado es el que puedes ver en las imágenes: originales repisas o librerías que exhiben con mucho arte los libros.

Esta es una idea que se puede poner fácilmente en práctica. De echo, lo único necesario para ello es contar algunas tuberías viejas y encontrar la forma que más te gusta en la pared. Es tan simple como eso. Además, ofrece una gran ventaja, es que prácticamente no ocupa espacio, por lo que resulta ideal para decorar pequeños rincones, espacios de trabajo no muy amplios, etc.

Por su origialidad supone, sin duda alguna, un punto de interés en la decoración. Es un detalle que, independientemente del ambiente o espacio que decore, nunca pasará desapercibido, ni siquiera para los más despitados. ¡Todo lo contrario!

Si te animas a poner esta original idea en práctica, puedes también adaptarla a tu decoración pintando las tuberías, de manera que se adapten mejor y más fácilmente al resto de la decoración.

  • julian luna

    excelente idea de como dar uso y reciclar estas piezas felicidades