Este estilo de decoración requiere mucho orden y organización, que se complementen con la rutina y el ritmo de vida de la familia que vive. Los patrones más usados por este estilo, son las rayas y las líneas, todo en sintonía entre sí.

Una cocina moderna tiende a tener muebles rectos y simples en colores de madera foca o negras. Estos colores oscuros dan la sensación de estar en un ambiente de muy pulcro y sofisticado.

Cuando se habla de este estilo de decoración, cuando más amplia se vea la cocina mejor, esto significa que sólo se utilizarán los muebles necesarios (los que usarán diariamente los familiares de la casa).

Los colores fuertes son normalmente usados para las paredes, como por ejemplo el rojo, verde, blanco, y negro. Estos colores proporcionan un fondo muy interesante para combinar con las líneas rectas de los muebles.

Fuente: estilo y deco

Compartir