Igual te parece demasiado atrevido el decorar las paredes pintándolas con tonos oscuros e incluso fuertes y más si estás acostumbrado a unos colores claros para tus paredes. Es normal que se utilicen las tonalidades claras y neutras para pintar paredes puesto que éstas aportan mucha luz y luminosidad a la estancia, pero los colores oscuros también pueden ser una opción estupenda si se saben combinar adecuadamente. Te darás cuenta como con estos tonos podrás crear ambientes muy elegantes.

Es posible que ahora mismo estés pensando que las tonalidades oscuras hacen que una estancia parezca más pequeña, y tienes toda la razón del mundo. Por eso los tonos oscuros como por ejemplo el negro, el gris o el marrón chocolate es mejor utilizarlos en estancias amplias y donde exista la posibilidad de que entre una gran cantidad de luz natural durante el día.

Las viviendas con techo altos también son estupendas para combinar los colores neutros o claros con tonalidades más oscuras porque no correrás peligro que parezca más pequeña la estancia.

Si tu vivienda no dispone de amplios salones, ni tampoco de amplias habitaciones no te preocupes porque en habitaciones pequeñas también puedes decorar con tonalidades oscuras, pero eso sí, deberás combinarlo con colores claros y que el color oscuro no ocupe más parte que la tonalidad clara.

paredes-oscuras1

Para que quede bien en una estancia pequeña te aconsejo que pintes únicamente una pared de color oscuro como el rojo, negro, violeta, ¡el que quieras! pero todas las demás paredes deberán estar pintadas en tonos claros.

Ya verás que si sigues estos consejos podrás disfrutar de tu color oscuro preferido en la estancia que quieras sin que reste luminosidad y sin que parezca que vives en una cueva.

¿Cuáles son los tonos oscuros que prefieres para tu hogar? ¿Qué estancia pintarás? ¡No dudes en contarnos tu experiencia!

Fotografía: revistafeminity.com