En un jardín, una terraza o un patio, una buena decoración es una satisfacción para los sentidos. Con tantos recursos como existen, debemos convertirlo en un lugar confortable, cómodo… un lugar donde sentirse bien. Para sacar el máximo partido a los espacios exteriores es esencial escoger los muebles y los elementos adecuados.

Antes de decorar un jardín o una zona exterior, es muy importante saber qué utilidad queremos dar a cada lugar y cómo son los espacios que tenemos.

Las áreas con muchas horas de sol son perfectas para crear un solarium, podemos instalar césped natural o artificial si se trata de áticos o terrazas. Una moderna tarima de madera natural o sintética, según nuestras preferencias, es otra excelente idea para esta zona. Añadiendo unas tumbonas y una mesa auxiliar, el resultado será perfecto.
Si no existe una zona con sombra, será imprescindible crearla. El área del comedor exterior debe disponer de algún tipo de cubierta que proporcione sombra y protección de aguaceros o tormentas de verano. Nos invitará a disfrutar de comidas y cenas en familia y a gozar de agradables sobremesas con nuestros amigos. Podemos ubicarlo en un porche adosado a la vivienda. Si no lo tenemos, debemos barajar la posibilidad de construir un porche de madera, son construcciones limpias y rápidas, con espectaculares resultados y diseños muy distintos que nos permiten conseguir una armonía estética con el resto de la vivienda. El pavimento más recomendable para un comedor es un gres de cierta dureza y fácil de limpiar, hay miles de modelos en el mercado.

Si disponemos de un gran jardín, el cenador puede encontrarse más alejado, quizá cercano a una barbacoa; hay muchas opciones exitosas para un cenador: estructuras de hierro o de madera con brezo, con una ligera tégola, o incluso con teja cerámica, si queremos un estilo más rústico y sobrio.

Por último, hay un elemento muy funcional para ubicar una zona de relax con sofás o hamacas: las pérgolas. Sobre todo las pérgolas de madera con toldos y cortinas. Son muy versátiles, pues nos permiten jugar con el sol y las sombras, son muy sencillas de instalar y existe un sinfín de terminaciones, siempre con la veta de la madera vista. Desde una pérgola blanca hasta de color vengué, podemos combinar los toldos con el mobiliario, añadirle un pavimento de madera a juego, unas celosías…

Juguemos con la imaginación, estamos deseando que llegue el calor, para salir al fresco

Colaboración: Dmaspv