Creo que la originalidad y la imaginación no es algo que se pueda conseguir con el paso del tiempo, sino que el algo innato con lo que todos nacemos. Por ejemplo, en decoración, a base de ver objetos, formas, colores, creaciones, etc… podemos aplicar de forma más o menos acertadas ideas, pero si no tenemos la imaginación necesario nunca utilizaremos una maleta como mesita de noche.

De hecho, la mayoría de nosotros, cuando hubiese estado demasiado roto o anticuada como para utilizarla podríamos haber hecho dos cosas: bien guardarla como reliquia y muestra de tiempos pasados, o tirarla a la basura.

Sin embargo en la mente de unos pocos privilegiados esa maleta se puede convertir en una fabulosa mesita de noche en la que posar una lamparita, un libro que leer por la noche o el despertador.

Fabulosa reconversión.

Vía: Design Sponge