¿Quieres que los cuentos estén presentes en las habitaciones de tus hijos? ¿Que los tengan siempre a mano y mínimamente ordenados? Pues entonces presta atención al artículo de hoy porque vamos a enseñarte a hacer un contenedor de libros práctico y decorativo.

contenedor de librosTengan la edad que tengan, a los niños les encantan los cuentos. Y a ti te gustará horrores esta idea para construir muy fácilmente un contenedor de libros que decore el cuarto de los peques de la casa.

Y es que si tienes niños pequeños ya sabrás lo mucho que les gustan los cuentos infantiles. Al principio, cuando son bebés para verlos y tocarlos. Después, ya más grandes, para que se los leas. Y cuando ya aprenden, para leerlos ellos mismos. Y eso es precisamente lo que queremos todos los padres. Que nuestros hijos amen la lectura y descubran el infinito tesoro que pueden alcanzar a través de ella.

Hace unos días te explicábamos lo importante que es que a los más pequeños les guste leer y te enseñábamos algunas ideas para organizar los libros para niños. Pues bien, hoy te traemos esta idea genial que no puede quedar mejor: un pequeño mueble auxiliar para guardar sus libros favoritos.

Un contenedor de libros muy fácil de hacer y de usar

Me encantan los muebles auxiliares porque resultan prácticos y, además, le ponen a la decoración una nota muy personal y diferente. Se adaptan a cualquier rincón en el que se necesitan y cumplen su función con eficacia.

Como este contenedor de libros DIY que, además de útil, es realmente bonito. A pesar de lo fácil que es hacerlo, y de que la idea no puede ser más sencilla, es una forma formidable de lograr que los niños (sobre todo los más pequeños) puedan tener sus libros favoritos a mano, y guardarlos solos cuando ya no los necesiten.

También te puede interesar:  DIY: Haz un perchero infantil de inspiración animal

La idea consiste en ponerle cuatro patas a un cajón de madera, divididos en tres apartados. Eso sí, el cajón ha de ser lo suficientemente profundo como para poder guardar los libros.

Para darle un toque especial, se forró el interior del cajón con un bonito papel (hay diseños realmente preciosos para niños) y se le acoplaron patas de madera con un remate dorado. ¡Genial!

Reúne los materiales necesarios

Lo primero que tienes que hacer si has decidido acometer el proyecto, es reunir todo lo que te va a hacer falta. Necesitarás tablas de madera para construir el cajón. Dibuja un croquis con el diseño del mismo y las medidas de cada pieza. Con él podrás ir a tu centro de bricolaje favorito y comprar la madera. Puedes cortar tú mismo las piezas con una sierra de calar. Pero si no tienes esta herramienta, o no sabes cómo hacerlo, pide que te las corten en la tienda.

En este caso se utilizó una madera de 2 cm de grosor. Adapta las medidas del mueble a tu conveniencia, pero dibuja un esquema antes de ir a comprar la madera. Evitarás errores de medición.

Además de la madera, necesitarás: cuatro patas para muebles (en este caso se utilizaron unas de madera), lija, masilla de madera, pintura acrílica blanca, cinta de pintor, papel decorativo, pegamento, tornillos, atornillador eléctrico, sierra de calar (si decides cortar tú las piezas de madera), cúter, metro, lápiz y papel.

Cómo construir el cajón

Una vez tengas todas las piezas de madera cortadas al tamaño adecuado, tendrás que ensamblar unas con otras para formar el contenedor de libros. Fíjalas con tornillos de cabeza avellanada y después tápalos con un poco de masilla de madera.

También te puede interesar:  Cajonera con cuatro cajones de madera

Cuando tengas el cajón montado es el momento de lijar la superficie hasta que quede lisa al tacto. Después tendrás que pintar el exterior con la pintura acrílica blanca. Aplica dos capas, dejando secar totalmente entre ambas.

Forrar el interior con papel decorativo

Con ayuda del metro, toma medidas del interior del cajón para forrarlo con el papel decorativo. Corta el papel con el cúter y pégalo en el interior con un adhesivo adecuado.

Esta parte del proceso la puedes hacer antes o después de pintar. Si decides forrar primero el interior, tendrás que proteger después el papel con cinta de carrocero para que no se manche de pintura.

Otra idea alternativa es forrar también el exterior del contenedor en lugar de pintarlo, aunque yo creo que la pintura resulta más resistente. Y esto es importante, en especial cuando se trata de piezas que van a utilizar los niños.

Después de forrar el cajón, tendrás que acoplar las dos piezas de madera que separan el interior en tres compartimentos. Fórralas previamente por ambos lados.

Acoplar las patas

Ahora tendrás que colocar en la parte inferior del cajón las cuatro patas que formarán el contenedor de libros. Sujétalas con tornillos con ayuda del atornillador eléctrico.

Ya está listo tu contenedor de libros y cuentos infantiles. Dale la vuelta y colócalo en el cuarto de los niños. Les encantará.

Fotos: This Little Street.

Compartir