Una mesita auxiliar, un asiento extra, un expositor para plantas… Con la idea DIY que te explicamos hoy lo tendrás todo en una sola pieza. Aprende a hacer un taburete multiusos con unas maderas y unos azulejos. ¡Genial!

taburete multiusos hejuEl verano es para disfrutar. Y para entretenerse descubriendo nuevas ideas que nos gustan, nos divierten y nos ayudan a decorar la casa. Como este taburete multiusos que no puede ser más sencillo de hacer. Te lo explicamos todo paso a paso. Prepárate a pasar un buen rato.

Se trata de un proyecto original con el que podrás conseguir una pieza especial y, además, hecha por ti mismo. Un trabajo que encantará a los apasionados por el bricolaje, pero también a aquellos que no tienen experiencia. Es tan fácil que cualquiera puede hacerlo. Sigue leyendo.

Un taburete multiusos muy fácil de hacer

Lo mejor de este taburete, además de lo bonito que es, es que sirve para cualquier espacio de la casa. Queda genial en la cocina, pero también en el salón si lo usas como mesa auxiliar. Y en el cuarto de baño se convierte en una pieza funcional que también decora por sí misma. O puedes ponerlo en tu balcón o terraza. Con una planta encima te puede quedar fantástico. ¿Te animas?

Para hacerte con él necesitarás pocas cosas. Basta con que tengas ganas de pasar un buen rato trabajando en esta idea DIY.

Los materiales

Aquí tienes la lista de las cosas que te harán falta para construir este pequeño mueble con tanto encanto:

Un tablón de madera de abeto de 19 mm de grosor. Pide en la tienda donde lo compres que te lo corten. Necesitas un panel cuadrado de 29,5 x 29,5 cm. y dos paneles laterales de 38 x 26,5 cm.
Un panel de MDF de 19,5 x 15 cm
Pintura acrílica del color que prefieras: blanco, rosa palo, gris, etc.
Tornillos de latón de cabeza plana de 4 x 50 mm
Azulejos blancos de 10 x 10 cm.
Adhesivo especial para azulejos
Pasta para juntas de color blanco (escoge una que se pueda teñir con pigmentos)
Pigmentos de colores para las juntas.
Barniz mate para exterior.

También te puede interesar:  5 baños alicatados para inspirarte

También necesitarás algunas herramientas sencillas: un taladro, un rodillo pequeño de espuma, destornillador plano, una espátula de goma, una esponja.

El trabajo, paso a paso

Lo primero que has de hacer es pintar el panel de MDF del color que prefieras. Utiliza pintura acrílica y un rodillo pequeño de espuma. Para lograr un buen resultad aplica tres capas, dejando secar la pieza entre capa y capa.

Después monta el taburete. Para ello tendrás que hacer cuatro orificios en los cantos de las tablas laterales para unirlas al tablero cuadrado que hace las veces de asiento del taburete. Sujeta el panel de MDF, como puedes ver en la imagen.

Puedes usar un taladro si tienes uno a mano, aunque lo más seguro es que no te haga falta para introducir los tornillos, ya que la madera es blanda y no te costará mucho atornillar las piezas.

Pegar los azulejos

Ahora tienes que pegar los azulejos en el tablero superior del taburete. Necesitarás exactamente nueve piezas cuadradas. Hay varios sistemas para pegarlos. Puedes usar papel adhesivo especial (la firma Cristalgrip comercializa un sistema para pegar azulejos sin cola, pero puede que sea difícil de encontrar en España. En Francia lo tienen en Leroy Merlin). En ese caso también te servirá una cinta de doble cara de calidad. O un adhesivo especial para baldosas que te garantizará que los azulejos no se moverán de su sitio.

Según vayas pegando las piezas, ve colocando crucetas de plástico de 2 mm. para poder hacer después las juntas entre las baldosas y que te queden todas con el mismo grosor. Si las pegas a ojo el resultado puede no ser tan decorativo…

También te puede interesar:  8 regalos de Navidad para crafters ¡que les encantarán!

Hacer las juntas coloreadas

Llega el momento de rellenar las juntas que quedan entre las baldosas. Primero tendrás que teñir la pasta del color que más te guste. Este es uno de los rasgos que le darán a tu taburete multiusos su toque original, así que hazlo con cuidado y sin prisas.

Pon un poso de pasta en un recipiente y mézclalo con un poco de agua hasta conseguir una pasta homogénea. Después añade los pigmentos hasta obtener el color que deseas. En la imagen se puede ver que han optado por un color verde oliva.

Aplica la pasta en las juntas para rellenarlas. Sé generoso con la cantidad de producto y después retira el exceso con una espátula de goma.

Espera unos 20 minutos hasta que se seque y después limpia con una esponja humedecida en agua.

Si vas a poner el taburete en la terraza o en el jardín, conviene que apliques un barniz mate que lo proteja de las condiciones del exterior.

Ya tienes listo tu taburete multiusos para ponerlo donde quieras. Puedes construir varios probando con diferentes colores. Todos son geniales.

Fotos: Heju.

Compartir