Para redecorar la cocina no es necesario que te gastes la paga extra. Mejor destina ese dinero a pasarlo genial en tus vacaciones. Con estas ideas DIY que hoy te enseñamos podrás darle a esa estancia de la casa un aire totalmente nuevo. Y de una forma muy económica y entretenida.

redecorar la cocina martha stewart

Si te parece que tu cocina está algo anticuada pero todavía no ha llegado el momento de hacer obras y actualizarla por completo, quizás te interese leer este artículo. En él vamos a darte algunas ideas DIY para que redecorar la cocina sea coser y cantar.

Se trata de proyectos sencillos que podrás hacer tú mismo sin ayuda y sin tener que invertir mucho dinero. Lograr que tu cocina esté más bonita puede ser la excusa perfecta para ponerte manos a la obra. No solo conseguirás que parezca otra, sino que lo pasarás en grande. Una gran manera de ocupar parte de tu tiempo de ocio, ahora que las vacaciones han llegado por fin. ¿Te animas?

Pequeños gestos para redecorar la cocina

A estas alturas de la película ya nadie duda del increíble poder que tienen las buenas ideas DIY, y menos tú. Sabes que se pueden lograr cambios espectaculares en la decoración de la casa con poco esfuerzo y un presupuesto modesto.

Y estos tres trabajos que te vamos a explicar a continuación no sirven más que para demostrarlo. Se trata de cosas que parecen sencillas (y lo son) pero que le dan al espacio un toque muy personal, diferente y original. Te sorprenderá lo fácil que resulta convertirlos en realidad.

Un salpicadero para el frontal de la cocina

La zona de pared que queda justo detrás de la placa de cocción es una de las que más sufren las manchas. Resulta casi imposible evitar las salpicaduras al cocinar. Por mucho que nos esforcemos, al final acabamos hartos de pasar la bayeta.

También te puede interesar:  DIY: haz tú mismo una mesa auxiliar de madera y metal

Pues bien, hoy te traemos una idea con la que mantener limpia esta zona puede resultarte mucho más fácil: instalando un panel decorativo. También puedes colocarlo en la zona del fregadero, en especial si tu pared va pintada. Así la protegerás de manchas de agua. Además de aportar un toque colorista y especial a la cocina, tu pared estará mucho más limpia.

Puedes utilizar un panel laminado acrílico. Lo encuentras disponible en planchas que se pueden cortar a la medida. Para instalarlo solo tienes que pegarlo con silicona a la pared (de azulejos o lisa). No solo resiste muy bien las manchas y es fácil de limpiar, sino que te ofrece una gran variedad de colores para elegir.

Otra opción es elegir un revestimiento vinílico como los que se usan para el suelo. Hay un sinfín de diseños. Seguro que encuentras uno que le vaya a tu cocina como anillo al dedo. Y lo mejor es que estos materiales se pueden trabajar sin necesidad de una gran experiencia en bricolaje.

Un soporte magnético para los cuchillos

Tener los cuchillos de cocina bien ordenados y a mano es posible gracias a los soportes magnéticos de pared. Ahora puedes hacerte con uno a tu estilo. Tan solo tienes que conseguir unas tiras imantadas y atornillarlas a la pared.

Esta idea no solo te ayudará a redecorar la cocina, sino que conseguirás tener más espacio en los cajones y habrás puesto los peligrosos cuchillos a buen recaudo. Algo realmente importante en materia de seguridad si tienes niños pequeños en casa.

Para decorar el soporte magnético coloca en la parte superior un cartel de hierro como el que se ve en la imagen. Tienes un sinfín de ideas para elegir, con decenas de textos inspiradores y de todos los colores que imagines. Una matrícula vieja de esas que hoy se utilizan como carteles decorativos también te puede servir. El resultado será genial.

También te puede interesar:  Broche de fieltro DIY para el Día Internacional contra el Cáncer de Mama

El papel de cocina, siempre a tu alcance

Si estás harto de que el rollo de papel de cocina esté siempre rodando por ahí (nunca mejor dicho), quizá sea el momento de construir un soporte de pared para sujetarlo. Así nadie se lo llevará a otra parte, y lo tendrás a mano siempre que lo necesites.

Este de la foto es muy original. Está hecho con dos tiras de cuero y una barra de madera un poco más larga que la longitud del rollo de papel. Para hacerlo tú mismo tendrás que hacer unos agujeros en las correas de cuero, doblar las tiras y sujetar con unos remaches.

Después de decidir en qué lugar de la pared vas a colgar el soporte, haz dos marcas para no equivocarte a la hora de hacer los taladros. Sujeta las tiras de cuero dobladas con tacos y tornillos. Ya solo tienes que poner la barra de madera en el interior del rollo y colocar ambos extremos en las correas de cuero. ¡Listo!

Fotos: Martha Stewart.

Compartir