El ganchillo o crochet como detalle decorativo

decorar con crochet

A todas nos gustan los tejidos, la sensación maravillosa de lograr algo a través de unas puntadas con la aguja para ganchillo  y la lana, es algo que nos motiva a hacerlo. Y esos detalles que elaboras, como coquetos tapetes, cubrecamas, fundas para cojines  y otros,  pueden ser aprovechados como parte de la decoración de interiores. No hace falta tejer toda clase de detalles y en gran cantidad, apenas un tapete, o una cortina pueden hacer mucho por tu salón.

Tal como puedes ver en la imagen que ilustra esta entrada, un juego de tapetes en ganchillo de alegre color, se ven estupendos como un detalle en el sofá. Puedes aprovechar aún más, la idea y llevar a cabo un juego de tapetes que también te permita darle el toque de coquetería a la mesa de centro o quizá a una mesa esquinera en donde colocas un adorno o un jarrón.

decorar con crochet

La opción de elegir como en la imagen, un color contrastante es algo que embellece aún más la estancia. No es un pequeño tapete el que se ha colocado en el sofá, sino toda una obra de arte en ganchillo, que si eres talentosa en el mismo, podrás hacer inspirándote en esta idea genial que se repite en la mesilla de centro.

Decorar no es para nada aburrido, porque nos encanta y porque podemos recurrir a toda una variedad de estupendas ideas para decorar. Las labores en ganchillo, se convierten pues en una forma más de darle un toque de máxima originalidad a nuestro salón, y a bajo costo sin tener que invertir, tampoco, mucho tiempo en ello.

No se sabe a ciencia cierta, la cultura exacta de dónde surgió el ganchillo. Se sabe sí que podría haber surgido de otras formas de tejido en las culturas sudamericanas, chinas o árabes. Lo que sí es preciso es que el  mismo, llegó a Europa en el siglo XVII.

Imagen: Decor

Ir arriba