El recibidor es lo primero que encontramos al entrar en una casa, será el recibidor el que nos aportará una primera impresión de la casa en general. Es por ello que hemos de cuidar mucho la estética de este espacio para que resulte agradable y combine o encaje con el resto de la decoración. 

Para plantear y organizar la decoración hemos de tener en cuenta el espacio. Tipos de recibidor hay muchos, puede ser un espacio individual separado del resto de la casa, puede estar directamente integrado en alguna otra estancia, como por ejemplo el pasillo o el salón… En fin, esto depende del diseño y de la distribución de la casa. 

Independientemente del tipo de recibidor que tengamos, lo que hemos de tener en cuenta, aparte del aspecto estético que comentaba antes es considerar la funcionalidad a la hora de decorar un recibidor y convertirlo en un espacio práctico.  

No olvides que este en un espacio de la casa como otro cualquiera y no se trata sólo de decorarlo de forma armoniosa y funcional y que combine con el resto de la casa, aprovecha para plasmar también en este espacio tu personalidad a través de la decoración y los detalles.  

A continuación temostramos algunas ideas que te pueden servir de inspiración: 

Si tu espacio es pequeño, esta es una buena opción.
Un banco que cumple la función de banco y también de soporte para todos esos objetos que necesitamos tener a mano al entrar y salir de casa. Además se han incluido algunas cestas de almacenaje bajo el banco, aprovechando al máximo el espacio y algunas perchas en la pared. Lo mejor es que además de ser un espacio confortable y práctico, en ningún momento se renuncia la estética y la armonía.
 

También te puede interesar:  Trucos para redecorar ahorrando

Recibidor con banco 

Si la entrada a tu casa es directamente en el pasillo no tienes por qué renunciar a un recibidor, sólo es cuestión de adaptarlo al espacio y a tus necesidades. 

Recibidor en pasillo 

Este ejemplo demuestra que cualquier espacio es aprovechable, incluso los espacios entre columnas.
En este caso, una simple balda cumple la función de banco y soporte, que junto a un simple espejo sobre el papel pintado y algunas perchas forman un perfecto y precioso recibidor.

 

Recibidor con balda 

Si el espacio del que dispones para tu recibidor es más amplio, prueba a jugar con otro tipo de elementos como por ejemplo los sillones, puf, etc. 

Recibidor amplio  

O si tienes poco espacio de almacenaje en casa, puedes aprovechar para crear en el recibidor un espacio extra de almacenaje.
En este caso un zapatero cumple también la función de banco con la ayuda de un cojín y la pared es aprovechada a través de una balda que sujeta algunas cestas que sirven de almacenaje y algunas perchas.

 

  

Compartir