El premio Pritzker de arquitectura es uno de los galardones más prestigiosos del mundo de la arquitectura y una de las máximas a las que puede aspirar un profesional. Este año el codiciado premio ha recaído en el suizo Peter Zumthor, de 65 años,  a quién no le gusta ser el centro de atención y que prácticamente ha limitado su obra a su refugio en Los Alpes. Se convierte con ello en el tercer suizo en ganar este premio que se puede comparar en importancia a Nobel en el mundo de la arquitectura.

Su particular forma de trabajar lo hace aún más especial. No realiza cualquier encargo sino que los escoge muy cuidadosamente pues, como él dice, tiene que ser cuidadoso porque “si alguna vez hago una construcción en la montaña pra una persona rica, para él será sólo un refugio en la montaña, y para mí serán tres años de mi vida”.

De ahí proviene la escasez de su obra: de la selección de proyectos, del extremo cuidado puesto en ellos y de los años de trabajo dedicados. En un mundo en el que los arquitectos famosos que erigen en un gurús del diseño que llenan sus arcas de dinero, este suizo prefiere el trabajo pausado y elegante y huye de los proyectos de grandes centro omerciales y de edificios de precios elevados.

Entre sus obras podemos encontrar las siguientes:

Las termas del Vals: un asombroso edificio creado en 1996 tras una década de trabajos. Cuenta con 60.000 cortes de precisión de lozas de piedra cuarcita instaladas en la ladera de una colina rodeada de altas cumbres.

peter-zumthor2

–  Museo de arte Kunsthaus Bregenz: que parece una lámpara desde el exterior.

peter-zumthor3

Vía: 20 minutos

  • Leonar Arias

    muy bien merecido es uno de los grandes y para mi es un orgullo decirlo.