Seguiremos hablando de los diferentes parámetros que debes tener en cuenta a la hora de elegir un tragaluz. Hoy comenzaremos hablando de las características de los tragaluces. En primer lugar deberás elegir los que estén confeccionados en un vidrio térmico aislante que evite pérdidas de calor durante el invierno y sea más refrescante en el verano.

Mediante las persianas y las pantallas se podrá filtrar la entrada del sol, una buena alternativa para oscurecer el cuarto cuando sea necesario y brindarle toda la luz del sol en otros momentos. Trata de elegir un tragaluz que cuente con una malla protectora contra insectos, así evitarás que ingresen a tus ambientes.

Elegir un tragaluz
Fuente: Hector Rodriguez

Antes de elegir el modelo que más te guste deberás evaluar el tipo de techo que tienes. Asegúrate de saber si el techo tiene el soporte adecuado. Inspecciona tu desván y si tienes dudas consúltalo con un profesional. Los expertos consideran que la viga de soporte de techo deberá estar colocada a 16” o 24” del centro. Lo ideal sería que el tragaluz quede instalado entre las dos vigas del techo.

En el caso de que se quiera instalar un tragaluz que ocupe un espacio superior al de la viga será necesario colocar refuerzos. Recuerda que nunca se deberán cortar vigas ni caballetes sin antes consultar con un ingeniero experto en estructuras.

El grosor del techo será el que determine el tipo de instalación y montaje que se debe utilizar. En aquellos techos que sean más delgados, de fibra de vidrio o de asfalto podrán ser usados tragaluces con marco y montaje en cuadro portador.

Aquellos techos que sean más gruesos como los de pizarra, de barro o de tejas de madera necesitarán de un montaje empotrado y tapajuntas.

Uno de los puntos que debes verificar a la hora de comprar un tragaluz es la existencia de un marco impermeabilizante, una pieza prefabricada que normalmente viene con la unidad.

Puedes leer la primera parte del post aquí: Diferentes modelos para elegir un tragaluz