En las diferentes tiendas especializadas encontrarás un montón de tipos de parquet, y entre ellos, seguramente estará el apropiado para tu hogar. Para que puedas elegir el ideal, te brindaremos algunas pensando en las distintas necesidades. También hablaremos de los cuidados y mantenimiento de los suelos laminados, parquets flotantes y los macizos.

Parquet laminado

Esta es una alternativa económica y práctica para contar con un suelo que imite la madera de la forma más natural posible. Estos suelos se caracterizan por ser cálidos y acogedores, ideales para la decoración con estilo clásico y moderno.

Tipo de parquet
Fuente: SamFa

Parquet flotante

Otra excelente alternativa para cuando se busca tener calidez. Este suelo suele tener un precio menor al parquet laminado ya que por su sistema de fabricación la colocación es más sencilla. Visualmente el piso flotante lucirá impecable.

Parquet macizo

Una alternativa para las casas o construcciones en general que busquen un pavimento de madera confortable, duradero y con aspecto natural.

En el caso de que estés buscando una alternativa similar para ambientes exteriores podrás elegir las tarimas de madera, entre las más recomendables se encuentra la de ipe, iroko y pino. Ten presente que siempre que vayas a usar madera para el exterior deberá contar con el tratamiento apropiado, así estará protegida de los efectos climáticos.

Consejos para limpiar diferentes suelos parquet

Existen algunos cuidados básicos que deberás tener en cuenta según el tipo de parquet a la hora de limpiar los suelos. Las maderas flotantes son más delicadas que otro tipo de suelo. Para que su limpieza sea óptima deberás tener una mopa para atrapar polvo, un cubo con agua tibia y una aspiradora.

Lo primero que deberás hacer es sacar el polvo de toda la superficie. Podemos hacerlo de manera práctica ayudándote de una aspiradora suave. Estas mopas son muy útiles y eficaces. Cuando el trapo esté lleno de polvo deberemos sustituirlo por uno nuevo.

Cuando hayamos eliminado todo el polvo de su superficie empezaremos a lavarla. Colocaremos agua tibia en un cubo para fregar con un poco de limpiador para suelos, fregaremos toda la superficie. Debemos procurar que el trapo este sólo húmedo ya que el exceso de líquido y el goteo podrá estropear la madera.