Hace poco, mientras veía una película vi que en una escena la protagonista estaba sentada frente al ordenador sobre un balón de ejercicios, de esos gigantes que se utilizan en pilates o en yoga. En ese momento me pareció divertido, pero después encontré una información que me resultó interesante porque lejos de ser sólo una diversión, los balones de ejercicios se utilizan también como asiento para mejorar las portura ante el ordenador.

Algunos dices que puede ser incómodo y que lo mejor es sentarse en una silla. Pero ¿qué sucede cuando pasas muchas horas al día sentada? Que al final nos duele la espalda, el cuello, no movemos las piernas y termina por dolernos todo el cuerpo, teniendo que hacer visitas al fisioterapeuta y tomar anti-inflamatorios.

Con el balón, al ser flexible, el cuerpo se mueve, podemos dar pequeños saltitos para ejercitar las piernas y en todo momento las estaremos ejercitando para sostener el peso de nuestro cuerpo, al igual que la zona abdominal y la espalda. Puede que no sea idóneo para estar muchas horas sentado sobre él, pues no tiene respaldo, pero sí para utilizar en cada o durante unas horas, para liberar energía que está acumulada en nuestro cuerpo.

El taburete Ergo Ergo funciona de la misma forma. No tiene forma de pelota, más bien de taburete, pero igualmente es flexible. Al no ser totalmente rígido permite moverlo de un lado hacia otro, haciendo también que nuestro cuerpo se mueva, reforzando nuestra columna, haciendo que los músculos se ejerciten y que al hacerlo la sangre fluya mejor.

Es un diseño de Alan Heller, y se produce en colores rojo y negro. Su altura es de 56 cm, con un diámetro de 44 cm y un peso de 4,2 kg.

Más información: Ergo Ergo

Vía: Furniture Fashion