Una decoración de estilo escandinavo, principalmente, lleva como protagonista el color blanco. Este color nos ofrece grandes posibilidades de composición. Pero, esta vez, no nos ceñimos a un estilo escandinavo puro… esta vez queremos aportar alegría jugando con algunas hermosas pinceladas de color.


Esta casa se encuentra ubicada en Suecia y apuesta por un exquisito estilo escandinavo, con influencias de hermosos tonos y contrastes. Acostumbrados a ver el color blanco como protagonista, esta decoración parece distar del tradicional estilo escandinavo.

En esta ocasión podemos ver como el blanco en los espacios aumenta la sensación de amplitud e iluminación en las estancias. De esta forma las pinceladas de color destacan y contrastan.

El mobiliario en color azul y amarillo reaviva la decoración aportando una vibrante alegría.


Además, como podemos observar, en esta encantadora casa Suiza nos encontramos con muebles y artículos adquiridos de segunda mano o en mercados pulga. Esto aporta al ambiente un toque vintage y cálido.

La amplia distribución de la casa y sus dos plantas son acompañadas por materiales cálidos y naturales como la madera.

El mobiliario de estilo retro, el color blanco de base y el exquisito juego con textiles en atractivos colores hacen de este hogar una vivienda contemporánea perfectamente combinada.


Fotos: emmas.blogg.se

Compartir
Artículo anteriorUn jardín colgante para cualquier exterior
Artículo siguienteLa vanguardia en todo lugar
Silvia Martínez Casares

Diplomada en Educación social; técnico en laboratorio de imágen; tengo mucha experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria… etc. Además soy peluquera.. cosas de la vida!
Por otro lado me encanta dibujar, la fotografía, la música, leer por la noche, Moto GP, la danza y claro está escribir (Tengo algunos cuentos y relatos cortos)… entre muchas otras cosas!