El Feng Shui se refiere básicamente al entendimiento de las relaciones entre la naturaleza y los seres humanos. Si lo aplicamos a la decoración, cuando hablamos de Feng Shui debemos intentar el balance entre lo natural y lo material.

dormitorio feng shui

Siguiendo esta norma, hay tres aspectos básicos a seguir para aplicar en el hogar:

La puerta principal: la puerta de la casa nunca debe enfrentada a otra entrada, como la del jardín. Según este principio oriental la energía positiva entra por una puerta y sale por la otra.

– Una sala armonizada: otro de los principios fundamentales del Feng Shui es que la sala no debe estar recargada de muebles y objetos, para lograr que las personas circulen sin trabas, al igual que la energía, ya que sino se acumula y provoca estrés o excesiva agresividad.

La cama: el cabecero de la cama debe estar colocado en la posición más idónea para la persona que duerme en ese lugar, se supone que dependiendo de la fecha de nacimiento su colocación será más o menos propicia, aunque la disposición norte-sur siempre es ventajosa. La cabeza hacia el norte, los pies mirando al sur. Pero sobre todo debemos evitar que la cabecera quede bajo una ventana.

Los espejos: en el caso de que tengamos un espejo en la entrada de nuestro hogar, éste debe estar siempre ubicado a un lado de la puerta y nunca frente a ella, pues la energía positiva que entra, se rebota en su superficie y sale de nuestro hogar irremediablemente.

Vía:Mismanualidades