La combinación del mobiliario del baño y la grifería es esencial cuando buscamos estilo y una estética. Muchas veces, cuando vamos a hacernos con un conjunto para el baño, nos olvidamos de nuestra altura. Recuerda que el equivocarse o no dar importancia a este aspecto será perjudicial para nuestra espalda pues nos obliga a adoptar posturas incómodas en el día a día.


En la actualidad existen un gran abanico de grifería para el baño. Si nos preocupamos por un consumo excesivo de agua siempre podemos seleccionar grifos cuya tecnología disponga de control de consumo de agua y energía. Las nuevas tecnologías nos hacen la vida más fácil… casi siempre.

Dentro de estos podemos destacar los perlizadores y aireadores, estos son capaces de ahorrar hasta un 65%. ¿El secreto? añaden aire al chorro de agua, reduciendo su caudal sin que nos demos cuenta.

Los temporizadores y sensores son grifos precisos que permiten la salida de agua después de un tiempo, o como en el caso de los sensores al detectar que tenemos las manos bajos el grifo… ahorro del 80%.

Hablemos un poco sobre la tipología de los grifos. Entre ellas podemos destacar tres que son los mezcladores bimando, los monomando y los termostáticos. Estos últimos son bastante útiles, pues podemos seleccionar una temperatura constante, permaneciendo cada vez que vayamos a abrir el grifo.

Dentro de los acabados más habituales, podemos distinguir entre los cromados -cepillado, satinado, brillo, mate…- cromados en blanco y negro, con manijas de porcelana, de cristal, de strass… etc.

Por último y dentro de las tendencias podemos distinguir entre los modelos de pared y los empotrados -bastante prácticos