Ya llegada a la ciudad que tanto me gusta y después de haber pasado un horrible momento en el aeropuerto, que seguramente me ha dejado un trauma psicológico, me siento relajada y optimista. La reunión fue un éxito, como también lo fueron mi traje de diseñador, los zapatos estupendos que me prestó mi hermana, junto con la cartera y el cinturón que le hacen juego. La verdad es que la reunión se hizo en español porque según el número de asistentes ese era el idioma predominante.

En la noche, ya hechos los negocios y firmados los pactos de colaboración de los estudios, llegó la hora de ir de copas y esa fue mi parte favorita. Al parecer la sensación éramos los hispano parlantes y por eso mismo nos invitaron toda la noche a beber mojitos, caipiriñas, tequilas y orujos; todas bebidas tradicionales de nuestros países de origen. Yo, que soy más amiga del buen whisky, acabé la noche sin saber de que dónde era vecina. Hoy despierto con la cabeza más grande de lo normal y con la sensación de haber triunfado gracias al español, que me domina.

No solo por eso me sentí orgullosa, también porque en la conversación salió a relucir el buen trabajo del diseñador español Jaime Hayón, quién ha logrado que los ojos del mundo se posen en sus nuevas propuestas. Una de sus piezas de la BD SHOWTIME COLLECTION fue una de las más aclamadas. El sillón SHOWTIME, inspirado en las clásicas películas musicales de la MGM, es además de bello muy cómodo. Mayor información en la página Web www.hayonstudio.com