Iluminación de exteriores: el ABC

La iluminación del exterior de nuestra casa es tan importante como la iluminación interior porque no sólo influirá en la estética sino que también evitará posible caídas y resbalones al iluminar zonas oscuras, e impactará en la seguridad ya que un exterior bien iluminado no será blanco fácil de posibles delincuentes. Pero debemos saber que más allá del tipo de luminaria que escojamos, hay tres maneras principales de iluminarlo.

Iluminación descendente: es la que se utiliza normalmente para iluminar veredas y caminos para transitar sin peligro. La luz va dirigida hacia abajo creando una sensación tenue. Escaleras, salidas de auto y aceras suelen tener este tipo de iluminación.

Iluminación frontal: los artefactos deben colocarse frente y debajo del objeto a iluminar. Es útil para resaltar plantas, arbustos, fuentes de agua, frentes o cualquier otra decoración exterior.

Iluminación trasera: la luz se dirige hacia una superficie detrás del objeto a iluminar. La iluminación trasera resalta la jardinería del patio y da luz a cercas, emparrados o muros.