Y frutas hay muchas, pero hoy nos dedicaremos a una bastante pasional, tanto por el color, como por su olor y su sabor excepcional e inconfundible… también afrodisiaca y excitante.. umm ¡las fresas!



Si somos de los que llevamos la artesanía en las venas, una sugerencia más es hacer nuestros propios jabones caseros… con olor y todo ¡Jabones de frutas!


Los ingredientes que añadiremos a nuestro jabón particular serán:

– 340 gr. de grasa vegetal, 227 gr. de sebo (animal),
– 227 gr. de aceite de coco,
– 113 gr. de aceite de oliva,
– 57 gr. de cera de abejas,
– 397 gr. de agua destilada o mineral,
– 170 gr. de fresas frescas,
– 142 gr. de hidróxido de sodio (sosa cáustica o lejía),
– 1/2 cucharadita (2,5 gr.) de pigmento cosmético rojo diluido,
– 28 gr. de germen de trigo,
– 2 cucharaditas (10 gr.) de aceite de fragancia de fresas.

Para comenzar engrasaremos el molde, con la forma que queramos y hayamos escogido. Todas las grasas, los aceites y la cera de abejas deberemos colocarlas en algún recipiente de acero inoxidable para calentarlas a fuego lento.

A parte deberemos colocar 113 gr del agua y el resto echarlo en un cuenco o recipiente bastante resistente.

El siguiente paso es quitar las hojas y los tallos de las fresas ¡que sean frescas! Y las pondremos en la licuadora. Le añadiremos el agua que antes pusimos a parte. Las fresas deben quedar completamente líquidas, sin grumos. Una vez hecho añadiremos el líquido resultante al resto del agua.


Con unos guantes y protección para los ojos añadiremos el hidróxido de sodio al líquido de fresas y deberemos remover hasta que este se disuelva del todo. Una vez que los aceites estén derretidos lo retiraremos del fuego.

El siguiente paso es introducir un termómetro apto para líquidos en el aceite y otro en la solución cáustica. Cuando ambos alcancen una temperatura entre 49 y 60 grados deberemos verter la solución cáustica en el aceite. Remover de vez en cuando hasta que cuaje la solución.


Tras testo añadiremos el colorante, luego el germen de trigo y el aceite de fragancias. Deberemos removerlo muy bien; de inmediato lo echaremos sobre el molde y lo cubriremos con una toalla o algo similar.

Dejaremos reposar la mezcla unas 48 h o hasta que el jabón tenga una consistencia sólida. Una vez hecho y con unos guantes de goma sacaremos el jabón del mismo molde y lo cortaremos en bloques o al gusto.

El jabón, tras este paso, debe ser cubierto  para dejarlo secar durante cuatro semanas antes de poder utilizarlo.

¿Apetecible verdad?… no os los comaisss. Si quereis obtener más información haced clic en manualidades.facilisimo.com


Compartir
Artículo anteriorMi primer Scalextric… ¿adhesivo?
Artículo siguienteSacacorchos Decorativos
Silvia Martínez Casares
Diplomada en Educación social; técnico en laboratorio de imágen; tengo mucha experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria... etc. Además soy peluquera.. cosas de la vida! Por otro lado me encanta dibujar, la fotografía, la música, leer por la noche, Moto GP, la danza y claro está escribir (Tengo algunos cuentos y relatos cortos)... entre muchas otras cosas!