Decoración: hacer una casita de ramas de sauce

La relación especial que surge entre los niños y el jardín es mágica, para ellos es un espacio en el que habitan hadas, duendes, brujas, princesas encantadas, flores que cantan, insectos que les sorprenden… Una infancia feliz tiene que incluir tiempo de juego y diversión, momentos que se comparten en jardines reales, jardines imaginados, parques, jardines inventados, jardines llenos de columpios… espacios en los que correr, saltar, aprender, observar, lugares en los que ¡jugar está permitido!

Para que los niños disfruten especialmente:

  • incluye un arenero, les encantará y disfrutarán mucho, especialmente los más pequeños.
  • la casita del jardín, la cabaña, el castillo… a todos nos encanta tener un refugio a nuestra medida
  • comparte con ellos las labores jardineras, pueden encargarse de alguna zona especialmente diseñada para ellos, elige plantas de fácil cuidado y pequeño porte para que ellos puedan encargarse de su cuidado personalmente, aprenderán a ser responsables.
  • crea una zona didáctica en la que puedan apreciar el proceso de crecimiento de las plantas desde la semilla, aprenderán de una forma divertida y práctica el proceso de nacimiento y desarrollo de los seres vivos. Puedes utilizar botes de cristal para que vean cómo se transforman las semillas y explicar cómo funcionan las raíces.
  • Planta un huerto con verduras, son fáciles de cultivar y es muy gratificante para ellos la recolección, además comer las verduras cultivadas por ellos. Las semillas grandes, como las judías, pepinos, calabazas y calabacines son los más fáciles de plantar y brotan rápidamente.
  • Construir un espantapájaros, pintar piedras, buscar mariquitas, observar a los caracoles, proponer juegos… realiza actividades creativas con tus hijos en el jardín.

Colaboración: La Habitación Verde