El pasado verano os informábamos de la venta en Nueva York de una curiosa casa: la más estrecha de la ciudad, con tan sólo 2.9 metros de fachada situada en el barrio de Greenwich Village . Además de la curiosidad de su tamaño, también tenía de especial que en ella habían vivido varios famosos del mundo del cine (entre otros) y el escandaloso precio por una casita tan modesta: casi tres millones de dólares. Evidentemente con estas características alguien la iba a comprar tarde o temprano y el afortunado con suficiente crédito en la cuenta ya he hecho su aparición.

Finalmente fue vendida por 2,1 millones de dólares, algo menos de lo que se pedía inicialmente, según han informado los medios locales.  En 2000 fue vendida por última vez y el nuevo propietario la adquirió por 1,6 millones de dólares, inversión que ha recuperado al restaurarla por dentro y venderla por más valor.

Lo que no se sabe es el nombre del propietario pero a buen seguro que disfrutará en los 139,5 metros cuadrados, repartidos en tres pisos, que componen esta casa. Famosos como Cary Grante, John Barrymore, la escritora Edna St. Vincent Millay y la antropóloga Margaret Mead, han vivido en esta edificación.

Vía: Adn