La lámpara LEIF, diseñada por la casa HERMAN MILLIER, es una de las opciones de diseño vanguardista más comprometida con el mejoramiento del medio ambiente. Además de utilizar la tecnología de ahorro lumínico LED, está fabricada con materiales reciclables y ha sido producida sin generar desperdicios. Ha sido diseñada siguiendo el protocolo para el medio ambiente DfE y en su fabricación se ha hecho énfasis en los procesos sostenibles y en la utilización de materiales reciclables, alcanzando un 95%.

Imagen 2

Utiliza la tecnología LED de iluminación, lo que permite que no sean utilizadas bombillas corrientes sino chips de luz en su sistema; 10 chips son azules-blancos (fríos) o amarillos-blancos (calientes). En la base de su cuerpo está el ajustador de intensidad lumínica, lo que permite crear diferentes ambientes, y, también, mezclar la temperatura emitida por los chips fríos y cálidos. La economía de recursos se ve reflejada en que sólo utiliza 9 watts, 40 por ciento menos que una bombilla fluorescente, y su vida útil asciende a 100,000 horas, más de ocho veces la longevidad de las bombillas tradicionales. El diseño puede definirse como es elegante: su estructura en liviana y escultural y da a la lámpara un aspecto orgánico, lo que la hace discreta y a la vanguardia de las tendencias. Tiene un innovador sistema de disipación del calor que permite mantenerla fresca sin necesidad de ventilación adicional. Se encuentra en cinco acabados diferentes: negro, blanco, rojo, niquelado y pulido.

Imagen 4

Su capacidad de ajustarse le permite rotar, en la base,180 grados y reclinarse hasta 27 grados, hacia el frente, y 23 hacia atrás. El movimiento de la bombilla es de 210 de rotación, permitiendo así usarla como luz directa o, si se pliega sobre ella misma, como indirecta. Mayor información en la página Web www.hermanmiller.co.uk