El diseñador londinense Mathias Hahm ha creado una curiosa lámpara de techo que se puede cambiar cada vez que queramos. Se trata de una lámpara hecha de vidrio y aluminio que pende de un largo cable que llega hasta el suelo.

Al tener el cable esta longitud, la lámpara puede moverse a lo largo de todo el recorrido, poniéndola cada vez a una altura diferente en función de nuestro gusto en ese momento o nuestra necesidad. ¿Necesitamos una lámpara de mesa? Pues la bajamos hasta la mesa y ya tenemos iluminación.

Su nombre es Lantern (como “linterna”) y fue presentada hace un mes aproximadamente en la feria de muebles y diseño Colonia 2010. La encargada de su producción será la empresa francesa Ligne Roset, que ya se ha puesto manos a la obra. Pronto la tendremos en las tiendas.

Más información: Mathias Hahm

Vía: Dezeen