La Rue del percebe, Zipi y Zape, Mortadelo y Filemón… grandes historias, de los mejores tebeos de una infancia, recorren nuestra sangre y hoy… ¡nuestros muebles también!

Si no tienes mesa de estudio, no quieres “tirar del bolsillo” y eres de los que les encanta reciclar ¡pon un poco de ingenio y échale sal a la vida! que hoy me encantaría compartir esta genial idea para hacernos una divertida ¡mesa de estudio!


Los materiales a utilizar son:

  1. Una puerta que no utilicemos…
  2. Guantes
  3. Herramientas  varias
  4. Pegamento / Cola – si fuese necesario –
  5. Cristal de las mismas dimensiones que la puerta
  6. Dos caballetes (de los de pintar) o en su defecto algo que sirva de apoyo
  7. Tebeos de todas clases y colores

Para comenzar debemos elegir una puerta, que ante todo, no le demos ninguna utilidad… ¡nada de coger cualquiera que nos encontremos y dejar sin puerta al vecino! La que vayamos a utilizar, para asegurarnos del mejor resultado, convendría que fuera de superficie lisa.


Una vez elegida, procederemos a acondicionarla. ¿Qué grado de deterioro observamos en la puerta? Si es necesario deben ser lijadas; pintarlas o barnizarlas lo dejo  a vuestra elección ya que luego la decoraremos con los tebeos.

Una vez lista, la base de nuestra mesa, tomaremos los dos caballetes y los fijaremos a la misma. En este caso se ha realizado así pero aquí podemos utilizar cualquier otro medio que nos sirva como un apoyo estable.

Por último y para su decoración utilizaremos hojas de los tebeos que queramos. No es necesario pegarlos a la mesa con nada ya que encima de estos ubicaremos el cristal. Pero si deseáis hacerlo utilizad cola y quedarán absolutamente fijos.


Existen multitud de opciones para fabricar o  redecorar nuestros muebles o restaurarlos de forma sencilla y económica. Esta es solo una idea más para los amantes de las historietas.


La técnica del forrado a base de tebeos no es nueva pero sí  ¡divertida y muy llamativa! Puede ser utilizada para renovar tu mobiliario, forrar pequeños armarios, sillas o mesas auxiliares quedando unos muebles muy atractivos visualmente. ¿Te atreves?


Compartir
Artículo anteriorSecretos de la decoración juvenil
Artículo siguienteSi miras a la pared… ¡verás mi viaje por Grecia!
Silvia Martínez Casares
Diplomada en Educación social; técnico en laboratorio de imágen; tengo mucha experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria... etc. Además soy peluquera.. cosas de la vida! Por otro lado me encanta dibujar, la fotografía, la música, leer por la noche, Moto GP, la danza y claro está escribir (Tengo algunos cuentos y relatos cortos)... entre muchas otras cosas!