Los trabajos de Valentin Loellmann tienen la cualidad de que nada más verlos, nos parecen directamente extraídos de una obra de Dalí. Es más, seguro que si el genial artista reviviviera y viera los diseños de Loellman lo señalaría con el dedo y gritaría: SU-RRREA-LISSSS-MO.

Y es que –como él mismo dice- sus trabajos se caracterizan por el conocimiento de los materiales, a los que trata como organismos vivos, los fusiona y combina entre sí hasta que consigue un resultado único que en ocasiones tiene más que ver con lo animal que con lo material.

Cada una de las piezas está creada con mimo, como algo único, aunque luego curiosamente todas encajan entre sí como si estuvieran dispuestas según un patrón invisible.

La creación de Valentín Loellmann está basada en la libertad y sus técnicas de trabajo en la artesanía más tradicional, desde su propio estudio, que comparte con varios amigos.

Las creaciones que salen de las manos de Loellmann son intuitivas, creativas, emocionales, son más que meras piezas de mobiliario, por si mismas pueden dotar de personalidad a una estancia, como si el artista hubiera trasvasado a cada una de ellas un poquito de sí mismo.

Los dos últimos años han sido especialmente intensos, han supuesto la participación de un gran número de exposiciones y la reafirmación y la expansión de la firma.

Entre otras, desde el año2009 ha estado presente en muestras en Francia, Alemania, Holanda, Austria, Enla Semanadel Diseño de Milán, Suecia, Bélgica, Suiza, Nueva York.

Las que mostramos aquí son piezas de la colección M & Mme Valentin, piezas vivas que conjugan lo nuevo y lo viejo, lo creado y lo reciclado para resultar absolutamente únicas y personales.