En la decoración de interior siempre hay algo que nos dejamos… digamos algo excluido, ¡los techos!


El techo de cualquier estancia es un lienzo en blanco donde podemos decorar a nuestras anchas.

Teniendo claro el estilo que deseamos brindar a la decoración, podemos jugar con los colores en el techo. Pintar esta zona de diferentes tonos o colores, realizar un hermoso mural será la inspiración de nuestra habitación.


Si lo pensamos detenidamente, nos daremos cuenta de la cantidad de opciones que tenemos para decorar los techos de nuestras viviendas. Podemos ubicar objetos colgantes como plantas, de esta forma aprovecharemos al máximo esta zona.


Los mosaicos son únicos y elegantes, podemos adherir al techo uno con el tema que más nos guste. Para decorar el baño o el salón. Incluso podemos adherir cristales rotos y pulidos esto dará una sensación fuera de serie. Siempre pégalo con un pegamento específico, fuerte y duradero… no vaya a ser que se nos caigan en la cabeza.


Si tienes un bar y quieres decorarlo ¡podemos pegar posavasos en el techo! O ceniceros que no pesen mucho. Fotografías de ciudades en blanco y negro, monumentos, detalles de alguna persona… hay un sinfín de posibilidades.

Si tenemos adolescentes en casa deja que decoren el techo como quieran, pueden incluso pegar prendas que no utilicen como jeans, jerséis, joyería u otros accesorios. Mira esta habitación con discos de vinilo en el techo.


En la habitación de los más pequeños  podemos adherir al techo cubos con letras o algún juguete, trozos de rompecabezas, aviones… recuerda, siempre utiliza un pegamento especial.

Para cualquier estancia podemos decorar nuestros techos con telas de colores o algún motivo pintado.


Para las zonas de ocio podemos incluir un ajedrez pegado al techo o, como en la siguiente fotografía, pintar un billar…. Utiliza tu imaginación!


Como puedes ver son muchas las soluciones que tenemos para decorar esa zona que siempre olvidamos, el techo!