Recién acabamos de empezar el otoño y ya debemos pensar en cómo acondicionar nuestra casa para tenerla en consonancia con la época. No te preocupes no te vamos a proponer un cambio radical de mobiliario y decoración, pero sí algunos pequeños detalles que puedes modificar, como estos cuadritos

cuadros otoñales

Materiales:

– 3 tablas de madera

– Cámara fotográfica

– Cartulina blanca

– Hojas naturales variadas

– Impresora color

– Papel de impresión de buena calidad

– Cúter

– Médium (líquido para decoupage)

– Pincel

Proceso:

La primera tarea a hacer es colocar la cartulina blanca sobre una mesa y ubicar una o varias hojas formando el diseño que más te guste. Cogemos una foto y la pegamos, vamos componiendo el collage, y repetimos la acción varias veces, haciendo varias formaciones, y haciendo fotos de cada una de ellas para luego poder elegir mejor.

Subimos las imágenes al ordenador y elegimos las que más nos gusten, hasta tres. Una vez que las tenemos elegidas las achicamos para adaptarlas al cuadro, imprimimos las tres imágenes en papel de impresión. Cuando las tenemos listas ubicamos la tabla sobre cada una y con un cuter cortamos el papel que sobra.

Aplicamos por detrás de cada imagen una capa uniforme de médium y pegamos cada imagen sobre una de las tablas. Frotamos suavemente con una franela seca para que se adhieran bien. Dejamos secar y una vez seco colocamos un gancho de cuadro detrás de cada una y la colgamos.

¿sencillo verdad? Con sólo un rato de tu tiempo tendrás tu casa acorde con la nueva estación que acabamos de inaugurar.

Vía: imujer.com

  • Maria

    DONDE Y COMO COLGAR CUADROS

    Mi padre siempre dijo que es importante usar las herramientas adecuadas para el trabajo correcto. Si has comprado un cuadro o una fotografía, incluso una estampa enmarcada, en sustitución de ese cartel cutre, tratarla como la obra de arte que es. En lugar de clavos cutres o tachuelas, utiliza buen material para proteger las paredes y las obras.

    Cuando los cuadros a colgar sean grandes recomiendo usar tornillos y tacos. Solo si son pequeños se pueden usar clavos o tachuelas. Hay otro sistema que es el de hilos transparentes, tipo de los de pescar, que se sujetan a unos raíles superiores, pero yo solo recomiendo usar este sistema en ciertos casos, como por ejemplo escondiendo los propios raíles en las molduras.

    Vas a necesitar un amigo para ayudarte con la ejecución, las mediciones de tus paredes, un lápiz suave, ganchos, cuerda, un metro y un nivel. Si tu pieza no tiene ganchos o herrajes, también se necesitan, tornillos pequeños y un destornillador.

    Elija una pared primeramente para resaltar lo que vas a colgar. Al cortar un trozo de papel de estraza de las mismas dimensiones que la imagen, podrás comprobar el tamaño de la colocación en diferentes lugares. Independientemente del tamaño de la pieza, deja por lo menos 10 centímetros entre la parte superior y el techo; y deja unos 20 centímetros entre la base y cualquier mueble colocado contra la pared. Cuadros más pequeños deberían estar colgados de tal manera que una persona de altura promedio tenga los ojos mirando al centro de la pieza.

    Antes de colgar ten en cuenta los factores que pueden dañar la obra. La humedad en cocinas y baños, el calor y el hollín de la chimenea, y la luz solar directa pueden ser destructivos para delicadas piezas de arte, especialmente las láminas. Los cuadros al óleo, al contrario de lo que pudiera parecer, son de lo más resistentes dado que su propia naturaleza no acuosa hace que se puedan limpiar con un trapo húmedo.

    Si el cuadro a colgar es de menos de 50 o 60 centímetros de ancho, solo será necesario poner un colgador, en caso de que sean mayores de 80 centímetros es seguro que necesitarás dos colgadores para que el cuadro sea estable. Si el cuadro es pesado necesitaras hacer un taladro y poner tacos.

    Una vez que hayas determinada la ubicación del cuadro, siga estos sencillos pasos:

    1. Poner los herrajes si fuera necesario. Si no los puedes poner, pide la ayuda de algún amigo para que los ponga.
    2. Mide desde el techo hasta donde vayas a colgar el cuadro, mide distancias y marca con el lápiz la posición teórica de la pieza.
    3. Coge una cuerda, enróllala a los dedos de las dos manos y tensa la cuerda simulando que vas a unir los dos puntos donde hacer agujeros.
    4. Que tu amigo ponga el nivel encima de la cuerda para que se nivele la misma.
    5. Dejar el nivel y marcar dos equis en la posición de los agujeros.
    6. Antes de hacer los agujeros, asegúrate de que están a nivel y mantienen las distancias correctas entre si, con la pared y con los muebles de alrededor.