Esta hermosa mecedora y chaise long son obra de un diseñador norteamericano que es un ejemplo de cómo deberíamos empezar a vivir y a consumir de ahora en adelante. Joe Manus, que así se llama el diseñador, aprovecha materiales de desecho para realizar sus muebles y objetos de decoración.

 

Estos dos muebles están hechos con lamas de madera recicladas (o sea que las recupera de lo que desechan las carpinterías o aserraderos) y hacen honor al dicho:” la basura de un hombre, es el tesoro de otro”.  Además parece ser que es una inversión económica para un producto que durará generaciones. A mí me parece un asiento cómodo con solo mirarlo y me daría gusto sentarme en un mueble que ha sido realizado aprovechando materiales que de otra forma se hubiesen perdido para siempre. Nada debe perderse, todo debe transformarse…

En su web, Joe Manus cuenta que aún recuerda cuando le dejaron su primer ojo morado. Tenía entonces 7 años, dice que se lo merecía, y que lo lució con mucho orgullo. Ese ojo morado se ha convertido en su emblema personal. Representa algo duro, oscuro y dañado pero con mucho orgullo. ¡Todo un personaje!

Su firma es Shiner, que traducido viene a ser algo así como “el que saca brillo”. Su empresa se ha convertido en un equipo de artistas y artesanos, cuyo objetivo es transformar toneladas de materiales de desecho en diseño atractivo. Ellos dicen que valorizan el futuro sacando a la luz el pasado. ¿O podría decirse: sacando brillo al pasado?

La tecnología totalmente automatizada que usan permite obtener el máximo rendimiento de cada centímetro de material lo que genera bajo consumo de energía y precios más bajos.

Además se esfuerzan por que cada pieza pueda desarmarse para poder transportarla más fácilmente a cualquier lugar. Bravo por Shiner y ojalá que esta forma de entender el trabajo sea contagioso.