Todos hemos tenido una noche de esas en las que, por haber cenado en exceso, bebido más copas de las permitidas y fumado, como si fuera la última vez que lo fueramos ha hacer, sufrimos de una pesadilla ininterrumpida, dormidos o despiertos. Tampoco hemos podido escapar de esos momentos difusos y confusos que una gripe con temperatura nos causa; delirio, calor sofocante, sudoraciones, escalofríos, nos alejan tanto de la realidad de nuestros días, como nos acercan a la desesperación y a la locura. Es en esas situaciones en las que nos damos cuenta de lo importante que es tener un compañero a nuestro lado, dispuesto a llevarnos un vaso con agua fresca para aliviar nuestro calor o a sacar el coche a mitad de la noche y llevarnos a la clínica más cercana. Tal vez no lo hayamos pensado pero las relaciones de pareja tienen un antes y un después de la crisis gripal.

Imagen 11

Cuando el hombre con el que estabamos compartiendo nuestra cama ha resultado ser de los que no se enteran de que estás ardiendo en fiebre y al día siguiente espera que ya estés mejor para que prepares el desayuno, es muy probable que en poco tiempo la tengas entera para ti sola. En todo caso, es indispensable estar bien acompañado para las emergencias y es ahí  donde aparece la mesa de noche NEON, de LEE BROOM. El accesorio está basado en la mezcla, de una romántica mesa de noche y la luminosidad cruda y vanguardiasta del neón, en un mueble que pretende hacerse imposible de no encontrar y prestar un doble servicio, lámpara y cómoda. No tendrás nunca el problema de perder las pastillas en la oscuridad, inclusive, gracias a la luz, tendrás muy claro el largo camino que cuando estamos enfermos, se recorre hasta el lavado. La mesa está en colores blanco y negro, y el neón puede ser blanco o rosa; mide 60 cm de ancho, 40 cm de profundo y 82 cm de alto. Mayor información en la página Web www.leebroom.com