¿Bello verdad? Este trabajo es del joven diseñador belga Kaspar Hamacher, y está realizado usando fuego para quemar el interior de la madera. El mobiliario se llama Quemado, como no podía ser de otra manera.

Kaspar dice que ama la madera y su motosierra, pero para realizar estos taburetes dejó la motosierra y utilizó el calor y el fuego como herramienta. Él recoge restos de árboles locales, los descorteza, los corta a diferentes alturas, y luego con la misma corteza y fuego quema el interior de la pieza para realizar las patas. El uso de la madera en bruto y el calor producen detalles hermosos y únicos en estos taburetes y mesas, lo que hace cada pieza única.

Kaspar es hijo de un ingeniero forestal y nació en el medio del bosque. Vivió un tiempo en Bruselas, pero ahora ha vuelto al bosque donde tiene su taller. Como vemos el producto lo ha hecho regresar a sus orígenes. A mí me hace acordar un poco a la historia de Patricio Machado que vimos en un post anterior.

Una de las cosas que he aprendido con esto es que, en fabricación de muebles y en la vida en general, no todo está inventado. Siempre se pueden encontrar nuevas formas de tratar los materiales y nuevas ideas que aportan arte y funcionalidad a nuestra vida. Y que en diseño de mobiliario, no siempre lo perfecto es lo bello. Aquí hay un ejemplo, donde la belleza reside justamente en la imperfección.

 

mesa baja y banco de madera

fabricación de taburete

taburete quemado

bancos

taburetes

taburetes y mesa baja

taburetes

taburete

Este mobiliario ha sido expuesto en el Museo de Biología de Estocolmo, junto a 20 diseñadores más, durante la Feria de Mobiliario, rodeado de una magnífica exposición de animales de peluche y aves marinas.

 

museo

 

exposición feria

exposición estocolmo

escultor

Aquí vemos al diseñador belga en su taller.