No hay nada que me aburra más en la decoración de un salón que no encontrar colores vivos por ninguna parte. Los colores vivos transmiten alegría, bienestar, fuerza…no digo que se deban pintar todas las paredes con colores lima-limón o naranja fuerte, ¡ni mucho menos! Pero sí que digo que los colores vivos en un salón aportan una vitalidad y una elegancia con fuerza que no pasará desapercibido.
Da igual la época del año que sea que un salón con colores vivos te regalará un ambiente sofisticado. Ya sea en los muebles como en los accesorios, pero siempre en combinación. Por ejemplo si tu estancia tiene el color gris como dominante y un sofá oscuro o muy claro ¡ponle unos cojines con naranja chillón! Verás que bien quedan y qué energía te transmiten.

Otra opción es decantarse por muebles en color para dar ese toque de vida a la estancia. Para conseguirlo y si tienes un sofá con tonos oscuros no es necesario que lo tires a la basura, con que le pongas unos textiles encima con colores vivos será más que suficiente…¡y verás que cambio!

colores vivos
vaciatucasa.com

Y es que un salón con muebles en colores vivos te ayudará a crear una estancia con un ambiente más fresco y dinámico, listo para pasar divertidas veladas con los familiares o amigos.

¿Te imaginas tus muebles en colores llamativos y vivos como son los colores cítricos? ¿Un sofá lima-limón? ¿Una silla naranja o rosa vibrante? ¿Un sillón rojo manzana? ¿Una butaca con todos estos colores combinados? ¿Una lámpara amarilla fosforescente? ¿Un puf azul eléctrico? ¿Una estantería fucsia o morada? ¡Sólo de pensarlo me apetece tener un sofá de color verde limón ahora mismo! Y es que este tipo de colores además de darte muchísimas posibilidades de decoración para tu salón podrán marcar tu propio estilo y personalidad en tu salón, porque es como ir andando por la vida, pero pisando fuerte.